V Edición Curso «Literatura y Vino» (Sesión 7)

Estimados socios, compañeros y amigos de la APE:

Os dejamos unas fotos y el vídeo de la séptima sesión de la quinta edición de nuestro curso anual de «Literatura y Vino», centrado este año, como ya sabéis, en la figura de la mujer desde Nueva España hasta la actualidad y cómo la tratan los distintos escritores.

En esta ocasión nos acompañó un hombre fundamental en la prosa europea de la época de la Primera Guerra Mundial. Nació en Praga en 1883 en el seno de una familia judía de padre carnicero y sus hermanas murieron en sendos campos de exterminio del nazismo. El mejor amigo (que sería también su albacea) que tuvo hasta su muerte fue Max Brod, que no solo lo animó a publicar sino también a viajar. Tuvo que estudiar Derecho obligado por su padre aunque comenzó tres carreras distintas. A partir de 1905 se vio obligado a frecuentar muchos hospitales por su debilidad física, pero esto no afectó a su creación, que acabó influyendo a autores de la talla de Camus, Sartre, Borges o García Márquez.

En 1912 tomó conciencia de ser escritor y solo tres años más tarde escribió su obra cumbre, La transformación. En 1917 es diagnosticado de tuberculosis pero en todo este período mantuvo una tensa y difícil relación con la que sería una de las mujeres de su vida: Felice Bauer. Cuando comienza la Gran Guerra ya está bastante enfermo y no lo llaman a filas, pero sí al marido de una de sus hermanas, con lo que tiene que ocuparse de la fábrica de su familia, por lo que tuvo que volver a vivir a la casa paterna. Deprimido por todo lo que estaba ocurriendo en Europa y por los problemas con su familia, intentó reconciliarse con Felice pero ya por entonces mantenía una relación con Grete Bloch, con la que tendría un hijo. También con ella estuvo a punto de casarse pero al final la boda no se consumó en ninguna de las ocasiones.

Pasó los últimos años de su vida en sanatorios para tuberculosos y en ellos conocería a las tres últimas mujeres importantes en su vida: Julie Wohryzek, a cuya relación se opuso el padre del autor por no pertenecer ella al estrato social burgués; Milena Jesenská, cuya relación será casi por completo epistolar; y Dora Diamant, también judía, y cuya influencia haría que nuestro autor se interesara por la religión judía.

Su último año de vida lo paso entre la casa paterna y los hospitales de tuberculosos. Él siempre se quejaba de insomnio y dolores de cabeza pero los críticos y estudiosos de su obra no se ponen de acuerdo en los problemas psicológicos que sufría. Él fue un ser atormentado y complicado pero también gozó de la vida a su manera con una intensidad fuera de lo común. A su muerte pidió a su amigo Max que destruyera todos sus manuscritos pero éste no lo hizo, por eso hoy podemos disfrutar de obras que no vieron la luz en vida del autor como Carta al padre o El proceso, y también obras importantes como La condena, El fogonero o Un médico rural.

Un hombre sin el cual la novela de principios de siglo en Europa no habría sido lo mismo y cuyo nombre, como ya sabrán, es Franz Kafka.

En esta ocasión fue nuestro compañero Enrique Álvarez Espiga, psiquiatra jubilado, quien dio vida a hombre tan famoso para la literatura universal.

Esperamos que os guste.

Feliz semana a todos.

Hasta pronto.


FOTOS DE LA JORNADA


VÍDEO DE LA JORNADA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .