V Edición Curso «Literatura y Vino» (Sesión 9)

Estimados socios, compañeros y amigos de la APE:

Os dejamos la breve reseña, unas fotos y el vídeo de la novena sesión de la quinta edición de nuestro curso anual de «Literatura y Vino», centrado este año, como ya sabéis, en la figura de la mujer desde Nueva España hasta la actualidad.

En esta ocasión nos acompañó una mujer fundamental en la literatura española desde los inicios del siglo XX; bueno, realmente quien nos acompañó fue su marido, quien por una vez hizo algo por ella. Por fin le devolvió uno de los muchos favores que le debía a la que realmente escribía sus obras, y por las que él tuvo muchísimo éxito.

Esta gran mujer, nacida en el pueblo del primer escritor culto de nuestra literatura, San Millán de la Cogolla, se trasladó con su familia a Madrid muy pronto debido a la profesión de cirujano de su padre. En la capital, ella y sus hermanos son educados por su propia madre siguiendo los programas educativos franceses. Sus propios estudios la llevaron a la Asociación para la Enseñanza de la Mujer, cuyas ideas pedagógicas eran las de la Institución Libre de Enseñanza. Estudió Comercio e Inglés (y varios idiomas más), además de Magisterio, y fue profesora de Inglés y maestra. Su interés por la pedagogía la llevó a interesarse por los postulados educativos defendidos por otra feminista, doña Emilia Pardo Bazán. Gracias a una beca viajó a Bélgica para conocer el sistema educativo de este país, y allí conocería las tesis socialistas en las famosas Casas del Pueblo. Sus inquietudes literarias en una época en que la sociedad creía que las mujeres no debían dedicarse ni a las artes ni a las ciencias, la hicieron ser una mujer demasiado avanzada para su tiempo, como la condesa, y por ello siempre fue mal considerada. Eso sí, a esta sociedad no le importaba que ella escribiera las obras de su marido para que este tuviera éxito; eso sí estaba bien visto.

En 1900 se casa con un hombre muy importante de la época y solo un año después ambos publican Vida Moderna, en la que participaron escritores modernistas y realistas. En 1903 fundaron ambos, junto a Juan Ramón Jiménez, la revista del Modernismo poético, Helios, donde publicarían autores tan importantes como la Pardo Bazán, Antonio Machado, Benavente o los Álvarez Quintero; y en 1907 crean ambos la revista Renacimiento, una de las más importantes del momento, y para la que nuestra autora realizó la mayor parte de las traducciones inglesas y francesas. Todas estas revistas atendían a las nuevas corrientes de la literatura europea, un hervidero cultural y artístico del que surgirían las vanguardias.

Abandonó su labor docente para dedicarse de lleno a la literatura, su pasión. Su obra Canción de cuna, estrenada en 1911, fue tan importante que recibió el premio de la RAE como la mejor obra de la temporada teatral 1910/11. Su vida fue el teatro, de tal modo que entre 1929 y 1931 de los cientos de obras escenificadas en Madrid, al menos veinte eran suyas (casi ninguna con su nombre sino bajo el de su marido), lo que implica gran éxito de crítica y público. Su esposo dirigía la compañía de teatro que llevaba su nombre -con giras por Europa y América- pero ella era quien escribía las obras, que se estrenaban casi en su totalidad en el Teatro Lara, que era propiedad de ambos.

Las colaboraciones con dramaturgos de la fama de Arniches o Marquina y con músicos de la altura de Manuel de Falla o Joaquín Turina, llevaron al matrimonio a grandes éxitos como el drama lírico Margot o el ballet El amor brujo -estrenado también en el Lara-, ambos con libretos de nuestra escritora. La gran Pastora Imperio fue la protagonista del ballet que daría fama mundial al músico español y a nuestra escritora, que querían expresar el alma de la raza gitana.

En 1930, cuando ya casi todo el mundo sabía que su esposo no había escrito casi ninguna de las obras que se habían publicado con su nombre, firmó un escrito en el que reconocía la coautoría de estas obras por parte de su mujer pero, por supuesto, él reclamaba los derechos para sí mismo. Ella incluso escribió obras de Marquina como El pavo real, en la que el dramaturgo solo contribuyó en la versificación.

Pero el engaño y la humillación no solo se daban en el nivel profesional sino también en el personal: su esposo la engañaba con cuanta actriz llegaba a la compañía. A pesar de todo esto, o quizá por todo ello, dedicó gran parte de su tiempo al tema de la mujer y de cómo esta se articulaba en sociedad. Sus ideas sobre la acción de las mujeres en la sociedad se articularon en torno a dos elementos: el sexo y la clase social, de ahí que sus escritos tengan como temas recurrentes la maternidad y lo doméstico pero, eso sí, vinculándolos a la individualidad femenina como ciudadana de pleno derecho. Sus obras más conocidas sobre el tema fueron: Cartas a las mujeres de España (1914) y Feminismo, feminidad y españolismo (1917), además de publicar en la revista Blanco y Negro, suplemento cultural del diario ABC, artículos como «La mujer moderna». Además, participó en la fundación de varias asociaciones feministas como la Unión de Mujeres de España en 1917; fue la delegada española en el VIII Congreso de la Alianza Internacional de Mujeres Sufragistas, en la que redactó, junto a otras mujeres, una carta de derechos femeninos para que se reconociera la igualdad política, administrativa y civil de los dos sexos a nivel nacional e internacional; y fue miembro activo de la Sociedad Española de Abolicionismo, que estaba en contra de la reglamentación de los prostíbulos.

Su actividad en este nivel fue tan importante que en 1926 participó en la fundación del famosísimo Lyceum Club -cuya biblioteca dirigió- junto con Victoria Kent y Zenobia Camprubí, institución que presidiría María de Maeztu, a la sazón directora de la afamada Residencia de Señoritas. En esta asociación participó también Elena Fortún, a la que nuestra escritora animó en su vocación literaria. Fue, como queda claro, una feminista convencida que se afilió en 1931 al Partido Socialista y su labor como propagandista republicana comenzó con un ciclo de conferencias titulado «La mujer ante la República», que se celebró durante el mes de mayo de ese año en el Ateneo de Madrid, y que pretendía desterrar los miedos que suscitaba el nuevo régimen, sobre todo los religiosos. Una de las conferencias, titulada «Libertad sobre la reivindicación de los derechos de las mujeres», para la que había trabajado a fondo los códigos civil y penal, fue tan exitosa que el Lyceum Club celebró en el parque del Retiro un homenaje en su honor y recaudó 600 pesetas, que ella entregó a los obreros sin trabajo.

Nuestra autora también promovió la Asociación Femenina de Cultura Cívica, cuyas actividades comenzaron en 1932. Las veinte socias querían que la asociación no solo fuera un instrumento de reivindicación feminista sino también hogar espiritual y material para las trabajadoras, sobre todo de clase media. En solo seis meses tenían ya 600 socias. Desde esta asociación se intentó la renovación teatral con la creación del Club Anfistora, dirigido por Pura Ucelay y el propio Lorca, si bien no duró más de seis meses.

En su actividad política, nuestra escritora fue elegida en 1933 diputada al Congreso de la República por Granada y rápidamente fue designada vicepresidenta de la Comisión de Instrucción Pública. Intervino en asuntos generales oponiéndose a los proyectos de ley para ampliar las plantillas de los cuerpos de seguridad y de la Guardia Civil, y al de derogación de la Ley de Términos Municipales porque entendió que eran leyes injustas con un «pueblo español hambriento que pide trabajo con urgente necesidad». En 1936 ocupó la representación de la república española en Suiza como agregada comercial del Ministerio de Agricultura, Industria y Comercio.

Pero su obra no acabó aquí: también fundó y participó en la dirección del Comité Nacional de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo, presidido por Dolores Ibárruri, Pasionaria, y colaboró en la revista de esta asociación, llamada Mujeres. En mayo del 37 fue nombrada secretaria de la delegación gubernamental española en la XXIII Conferencia de la Oficina Internacional del Trabajo, pero enseguida el cambio en la jefatura de gobierno -Juan Negrín sustituye a Largo Caballero- ordenó el cese inmediato de sus cargos.

En 1947 muere su marido, al que hacía mucho tiempo que no estaba unida. Tras una complicada operación de cataratas en 1948, vuelve a escribir en Niza, donde residió un tiempo, y se prepara para pedir los derechos de autor de su esposo muerto, que habían pasado a la hija de este. Los años posteriores la llevaron a Nueva York y a Hollywood para entrevistarse con algunos productores interesados en llevar su obra al cine. Desencantada por no haber conseguido nada, pasa un tiempo en México como traductora de las editoriales Aguilar y Grijalbo y allí hablará en el Ateneo Español. En el largo exilio que la había llevado por Francia, Argentina y México tras la guerra civil, pasa finalmente a Buenos Aires y allí sigue escribiendo hasta su muerte, ocurrida en 1974.

A la vida de una mujer tan importante para la literatura, la sociedad española y el feminismo, que no es otra que María de la O Lejárraga, o María Martínez Sierra, le debíamos un homenaje de estas características.

En esta ocasión fue nuestro compañero de la APE Guillermo Ruiz, profesor del IES Zapatón de Torrelavega, quien dio vida, en un muy sentido homenaje a la gran María de la O Lejárraga, a su esposo, Gregorio Martínez Sierra, que la recordó de una forma verdaderamente amable.

Nos despedimos hasta la última sesión de nuestro curso, que ya llega a su fin. De todas formas, no queremos hacerlo sin recordaros que sigue abierto el período de inscripción para el Congreso Nacional en homenaje a Antonio Buero Vallejo por el 70 aniversario del estreno de Historia de una escalera, que celebraremos entre el 1 y el 3 de julio de 2019 en Santander en colaboración con la Federación de Asociaciones de Profesores de Español (FASPE), y que podéis ver en la página de Facebook de esta institución. En unos días haremos una entrada en nuestra página.

Feliz semana a todos.

Hasta pronto.


RESEÑA DE LA JORNADA


FOTOS DE LA JORNADA


VÍDEO DE LA JORNADA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .